Nochebuena - C

jueves, 21 de diciembre de 2006
24 Diciembre 2006

ISAIAS: Un hijo se nos ha dado.
TITO: Ha aparecido la gracia de Dios a todos los hombres.
LUCAS: Hoy nos ha nacido un Salvador.

Descargar Evangelio de Nochebuena - C:

3 comentarios:

{ Manolo Martin de Vargas } at: 21 diciembre, 2006 02:58 dijo...

"Y los suyos no le reconocieron"

No era tal como lo imaginaron: no tenía apariencia de Mesías. Era todo lo contrario: apariencia de siervo.

"¿De dónde saca esa sabiduría y milagros? ¿No es el carpintero, el hijo de María?...No quisieron hacerle caso (Mc 6,2-3). "¿Pero de Nazaret puede salir algo bueno?" (Jn 1,46). "Ni siquiera sabemos de donde viene" (Jn 9,29).

La divinidad escondida no se reflejaba en su presencia y muchos no supieron descubrir al Hijo de Dios a pesar de su bondad, su misericordia y sus milagros.

Tal vez nosotros tampoco sepamos descubrir al Dios en quien creemos en tantos hombres y mujeres con quienes tratamos: latinoamericanos, rumanos, sabios, políticos, jóvenes y viejos, ignorantes, mendigos...

Pero esta imagen que tenemos de ellos no es la verdadera. La verdadera es la que Dios puso en ellos.

Igual que no supieron ver en el Nazareno al mismo Hijo de Dios, tampoco sabemos ver en los hermanos al Dios que en ellos refleja su imagen.

Aquel parecía tan poco divino, tan extraño... En éstos la imagen se nos desvanece; tan se nos pierde que fabricando una imagen a nuestro gusto de como debía ser el otro, corremos el riesgo de que en el atardecer de la vida también nos sorprendamos: "¿Cuando te hemos visto hambriento, desnudo...? (Mt 25).

"Y los suyos no le reconocieron".

Paco Echevarria at: 21 diciembre, 2006 03:01 dijo...

EL OLVIDO DE DIOS (Jn 1,1-18)

Como una pausa entre la Navidad y la Epifanía, este domingo nos sumerge en la contemplación del misterio de la Palabra hecha carne. El prólogo de Juan sirve de guía. Según el evangelista, la Palabra -que es la vida y la luz- viene al mundo -como un don, como una bendición- y los hombres responden a ella con la aceptación o con el rechazo. Los primeros llegan a ser hijos de Dios. Los segundos permanecen en la oscuridad. A pesar de esta doble postura, la Palabra se hizo carne y vivió en medio de los hombres.

Al mirar nuestro mundo y contemplar el olvido de Dios y hasta su rechazo por parte de algunos, es inevitable preguntarse qué le ocurre al hombre de nuestro tiempo para que prefiera ponerse de espaldas a la luz; qué encuentra en el olvido de Dios más ventajoso para él que la fe en un Dios que es amor, vida y luz. Se responde a esto, con demasiada ligereza, que el hombre es pecador, que es materialista, que se ha dejado seducir por los filósofos ateos... Pero la pregunta sigue sin responder. Porque no hablamos de un dios terrible o caprichoso, injusto, amenazante y celoso de la felicidad humana como lo entendían las mitologías más antiguas. Hablamos de un dios amigo de la vida, creador, padre, salvador, que es puro amor.

Tal vez la parábola del hijo pródigo sea la respuesta más cercana a la realidad. El joven vive feliz en la casa paterna, pero se cansa de ser hijo y, seducido por un espejismo de libertad, piensa que es hora de vivir a su aire. Al final de su aventura comprende que no es ni más libre ni más feliz. Tal vez sea ese el trasfondo del olvido de Dios en nuestra sociedad y en nuestro mundo. Seducidos por nuestra capacidad -hemos llegado a las estrellas y estamos a punto de llegar a las fuentes de la vida-, pensamos que Dios es una suposición innecesaria. Lo que es cierto como opción metodológica en el campo de la ciencia -no podemos explicar el rayo como una manifestación de la ira de Dios-, es un terrible error como postura existencial porque deja sin contenido el sentido de la vida. Si vivir es una pausa entre la nada y la nada ¿para qué vivir? Si ello es así, hay que dar la razón al Enuma Elis -la cosmogonía babilónica- cuando afirma que el ser humano fue creado por los dioses para ser desdichado.

Cuando el no creyente dice “¡Dios, no te necesito!”, Dios responde “Tampoco yo a ti, pero te amo”. Volver el corazón a Dios viene a ser lo mismo que ponerse de cara al amor. En el alba del milenio que estamos viviendo, es necesario repensar la postura ante Dios. La aventura del alejamiento -que para muchos no ha terminado- no ha conducido a un mundo más feliz y más humano, sino al contrario. Necesitamos a Dios, aunque él no nos necesite a nosotros.

jesusa at: 21 diciembre, 2006 14:07 dijo...

Esta noche sigue siendo buena porque seguimos reconociendo la luz que viene de lo alto. Es verdad que hoy hay mucha competencia entre las luces que brillan, pero las que se encienden en las calles sólo duran un tiempo determinado.
La luz que hemos visto es tan potente, que rompió la historia en dos y todos reconocemos:JESUCRISTO.
Nuestro reto como cristianos es presentar lo que hemos visto y oído, lo que hemos contemplado y ser capaces de mostrarlo y compartirlo con la humanidad.
Por mucho que no queramos, el sol seguirá visitandonos y alumbrando, también hoy a los de buena voluntad, a "los pastores" que, como entonces, siguen esperando algo y a alguien que les saquen de sí mismos y les ayuden a sacar de su interior lo mejor que tienen.
El reto, como Iglesia, como cristianos, está en SER PORTADORES DE LA LUZ QUE HEMOS RECIBIDO.
Estamos de enhorabuena si seguimos haciendo nacer la utopía hoy y apostando por:
- la debilidad de "un niño"
- la esperanza aún viendo y viviendo los acontecimientos diarios.
- la búsqueda de los cielos nuevos y la tierra nueva.
- contemplar la humanidad que tenemos hoy y seguir sintiendo la apuesta de Dios por ella.

Feliz navidad, que Dios nos siga bendiciendo para seguir siendo bendición para muchos.
"Seguiremos en la lucha por un mundo de hermandad"