2º Domingo Ordinario - C

lunes, 8 de enero de 2007
14 ENERO 2007

ISAIAS: La alegría que encuentra el esposo con su esposa, la encuentra tu Dios contigo.
CORINTIOS: El mismo y único Espíritu reparte a cada uno como a él le parece.
JUAN: En Caná de Galilea. Jesús comenzó sus signos.


Descargar Evangelio del 2º Domingo Ordinario - C:

2 comentarios:

Paco Echevarria at: 08 enero, 2007 01:00 dijo...

EL ESPÍRITU Y LA LEY (Jn 2,1-12)

Siete son los milagros que narra Juan en su evangelio, siete signos que ilustran la obra del mesías. El primero de ellos ocurrió en una boda y consistió en convertir el agua en vino. Pobre sería nuestra comprensión del relato si todo se redujera a ver a Jesús como alguien que remedia la imprevisión de unos novios. El evangelista advierte que es un signo. Por tanto, sólo comprendiendo su significado podemos alcanzar su valor.

Se trata de una boda. El matrimonio fue uno de los símbolos preferidos por los profetas para hablar de las relaciones de Dios con su pueblo. Pablo recurre a él para hablar de las relaciones de Cristo con la Iglesia. Allí está la madre de Jesús, a la que él llama mujer, como a la samaritana y a la Magdalena tras la resurrección. Las tres representan al pueblo de Dios -a la esposa- en tres situaciones diferentes: María es el pueblo fiel que hace posible la venida del mesías y le urge a cumplir su misión sin tardanza; la samaritana es el pueblo infiel, idólatra; la Magdalena representa al nuevo pueblo, al que nace de la resurrección. Se acaba el vino -símbolo del amor en el Cantar de los Cantares-, pero sobra el agua de las purificaciones. El Mesías dice que aún no ha llegado el momento, pero el resto fiel no puede esperar más. Son seis las tinajas -no siete, que indicaría plenitud, sino seis, es decir, imperfección-. Son de piedra -cosa rara en una casa normal-, como las tablas de la Ley entregadas a Moisés. El mayordomo reconoce que, en contra de la lógica y de la costumbre, lo mejor se ha dejado parta el final.

Desde estas claves podemos entender mejor el texto de Juan. No habla él de vino y fiesta, sino de algo más profundo. La antigua alianza -centrada en el cumplimiento de la Ley, incompleta, porque sólo purifica como el agua: por fuera-, gracias al Mesías, es sustituida por la nueva -que transforma al hombre interiormente y le da una vida nueva, centrada en el amor. Son dos modos de entender la religión y la vida misma: uno centrado en el cumplimiento de la ley -que hace al hombre merecedor de premios y castigos-; otro centrado en el amor que le hace hijo de Dios y hermano de los hombres. El primero pone la fuerza del ser humano en algo exterior y, a la larga -como les ocurrió a los fariseos-, endurece el corazón; el segundo recibe su energía de algo interior y hace el corazón más humano. La sociedad -y también la Iglesia- tiene que preguntarse si es una suerte vivir en el mundo como un ser humano o, por el contrario, constituye una desgracia. Jesús de Nazaret cambió el agua en vino, abrió una nueva senda a la humanidad y es triste ver que, cuando estamos estrenando el tercer milenio de su presencia, muchos sigan creyendo que el camino de la ley es mejor que el del amor. El hombre nuevo y el nuevo orden sólo verán la luz si recuperamos nuestro verdadero centro, que está en el interior de nosotros mismos. La luz que viene de fuera es probable que nos ciegue. Sólo ilumina la que irradia desde el corazón.

{ Manolo Martin de Vargas } at: 08 enero, 2007 01:01 dijo...

"EL VINO BUENO"

La contemplación diaria del cielo inspiró a Jesús enseñanzas para orientar las conductas de los hombres. Observa que las gentes saben interpretar las señales atmosféricas: "Cuando veis levantarse una nube por poniente, decís: "va a llover". Cuando sentís soplar el viento del sur, decís: "va a hacer calor". Y así sucede. ¿Cómo nos discernís el tiempo presente?" (Lc 12,54-57).

María supo interpretar en las bodas de Caná un suceso, sencillo desde fuera, pero muy importante en el entorno de la fiesta: la embarazosa situación del novio ante la falta de vino.

Y es que el vino tiene en la Biblia y en las costumbres judías un simbolismo de felicidad en los tiempos mesiánicos por lo que su carencia representa siempre la desgracia.

"No tienen vino" alude a la fiesta y también a la situación de Israel y la humanidad y María aparece como portavoz ante Dios de una fiesta en apuros y una humanidad que espera el vino nuevo del evangelio.

María viene al encuentro de la sed de los hombres y un hacer de mediadora de la indigencia humana no como una persona extraña sino ofreciéndonos su maternidad.

María ha sabido escucha como Dios nos habla con los acontecimientos de la vida diaria y con sus gestos nos invita a ser también mediadores en las necesidades de los hermanos.