4º Domingo Cuaresma - C

jueves, 8 de marzo de 2007
18 Marzo 2007

JOSUE: Celebración de la Pascua.
2 CORINTIOS:
Dios nos reconcilió consigo en Cristo.
LUCAS:
El corazón de Dios.


Descargar Evangelio del 4º Domingo Cuaresma - C.

Juan García Muñoz.

3 comentarios:

Paco Echevarria at: 08 marzo, 2007 01:10 dijo...

EL RETORNO DE HIJO PERDIDO (Lc 15,11-32)

La parábola del hijo pródigo es, sin lugar a dudas, uno de los textos más hermosos del Nuevo Testamento y una de las claves interpretativas del mismo. El relato gira en torno a tres personajes, los mismos que aparecen al comienzo de la sección. El triángulo formado por Jesús, los pecadores y los fariseos es reproducido por el padre, el hijo menor y el primogénito.

El padre encarna los sentimientos de Dios -de Jesús- hacia el pecador: lo mira como a un hijo equivocado que, buscando libertad y dicha, abandona la casa paterna. Es el dolor contenido, que no hace nada para ser evitado porque hacer algo sería ir contra la libertad, es decir, contra el amor. La postura del padre refleja que sólo se ama desde la libertad y sólo se es libre desde el amor. Esto explica la explosión de gozo cuando el hijo retorna. Ha sido necesario el error para comprender el alcance de la verdad. En el pensamiento cristiano, Dios no ve la culpa, sino el error y está dispuesto a la misericordia tan pronto como el hombre lo reconoce.

El hijo menor -los pecadores con los que Jesús come-, más que malo, es inconsciente. No hay maldad en su corazón. Sólo quiere emanciparse. Su error no es irse de casa, sino disfrutar de la herencia en vida del padre, cosa que la ley no admitía. Es decir: actúa como si el padre ya hubiera muerto. Freud diría que la desaparición del padre es necesaria para el desarrollo del hijo. El Evangelio afirma que sólo se crece desde el amor. Es un espejismo en el que suelen caer nuestros contemporáneos: creer que o el amor sacrifica la libertad o la libertad sacrifica el amor. Lo vemos como si se tratase de dos necesidades excluyentes. La verdad es que el amor representa la plenitud de la libertad y la libertad, la plenitud del amor. Se necesitan mutuamente como las dos manos.

El hijo mayor -los fariseos- representa a los que han hecho de la fidelidad un ídolo. Había obedecido en silencio durante años, se considera leal y cumplidor. La acogida que se tributa al pecador la interpreta como una injusticia contra sí mismo y por eso se niega a participar de la fiesta. Es la autosuficiencia de los justos, que creen más en la obediencia que en el amor. En el fondo de su corazón sólo hay miedo a ser reprochados, a ser cogidos en falta, a fallar. Son los que han hecho de la vida una tarea de cumplimiento de normas y leyes. Olvidan que el verdadero error es no arriesgar, dejando que los miedos gobiernen sus días.

Estamos ante dos posturas igualmente equivocadas: la de aquellos que sacrifican el amor a la libertad y la de aquellos que lo sacrifican a la lealtad. Ninguno de ellos ha descubierto que la vida -la dicha- sólo es posible si se edifica sobre la libertad y el amor y que ambas cosas se necesitan mutuamente.

Manolo Martin de Vargas at: 08 marzo, 2007 01:13 dijo...

ALEGRAOS CONMIGO

"Dios corre tras el hombre desde que bajó al jardín y preguntó: Adán, ¿dónde estás?, porque es Dios el que busca al hombre tratando de encontrarse con él" (H. Neuwen).

En las tres parábolas de la misericordia: del hijo pródigo, de la oveja y moneda perdida (Lc 15) se pone de manifiesto no darse resignación ante las pérdidas, de modo que se dedicase el pastor a las 99 restantes, la mujer se limitara al extravío y el padre esperase pacientemente el regreso del hijo.

Por el contrario, Jesús pone el énfasis en la iniciativa de Dios: el padre que sale al encuentro, el pastor que sale a la búsqueda y la mujer que limpia y barre.

Y la alegría del encuentro que tanto manifiesta Jesús al sentarse a la mesa con publicanos y pecadores, invita en estas tres parábolas a alegrarse con él.

"Alegraos conmigo, dice el pastor, he encontrado la oveja perdida". "Alegraos conmigo, dice la mujer, he encontrado la moneda perdida". "Alegrémonos, porque este hijo mío estaba perdido y ha sido hallado".

No resignarse a las pérdidas.
Tomar la iniciativa y salir de casa.
Abrazar al mundo pecador.

Las cosas nos irían mejor si fuésemos más fieles y es que la conversión es siempre alegría porque Dios sea tan bueno.

{ mmbarrios } at: 09 marzo, 2007 13:36 dijo...

Frente al perdon del Padre, hoy muchos cristianos vemos con gran miopia solo "nuestra verdad" que no nos deja perdonar y por lo tanto no abrazar al otro, y cuando no abrazamos al otro, no nos damos cuenta de que a quien no abrazamos es al Padre.

La lógica de Dios no es nuestra lógica y el gran cambio que establece Jesus, es que nos enseña al Padre, a un Padre misericordioso que está esperandonos siempre para que hablemos con Él y para hablar con Él, debemos antes hablar y dialogar con los demás, sean judios o gentiles, cristianos, musulmanes o ateos, cuando el hijo pródigo acude al Padre, después de haberse gastado su herencia en su forma de vida, en su verdad, acude con humildad, sabiendo que todos somos unos perdonados y de que solo en la Casa del Padre está la verdad y la vida.