DOM-22-B

domingo, 23 de agosto de 2015
30 AGOSTO 2015
DOMINGO 22-B

Mc 7,1-8.14-15.21-23.  La verdadera pureza.

4 comentarios:

Paco Echevarría at: 23 agosto, 2015 13:50 dijo...

SOBRE EL SER Y EL PARECER (Mc 7,1-23)

En Mc 7 se nos narra un enfrentamiento de Jesús con los fariseos, esta vez a propósito de costumbres relacionadas con rituales de purificación. Lo que para nosotros es una norma de higiene personal -lavarse las manos-, para aquellos hombres era un ritual religioso. No seguirlo al pie de la letra significaba permanecer impuro y, por tanto, quedar excluido del encuentro con lo sobrenatural. Este tipo de rituales eran una manera de señalar la frontera entre lo sagrado y lo profano. El peligro estaba en considerar esto lo único importante y olvidar la actitud de corazón. La discusión entre Jesús y los fariseos -los puros- tiene esto como centro. Pero no se trata de un tema baladí. Lo que aquí se enfrentan son dos formas de entender el ser humano y la religión.

Hay una manera de ver las cosas a partir de la apariencia de las mismas, es decir, poniendo la atención y el énfasis en lo exterior, en el aspecto, en la imagen. El error de semejante planteamiento está en que, a la larga, sólo cuenta lo que se ve, con lo cual la vida se convierte en un inmenso decorado de fachadas tras las cuales no hay nda. Para quienes ven así las cosas sólo cuentan el aspecto de las personas, los cargos, la fama, la imagen pública... Y existe otro modo de ver la realidad: de dentro a fuera, poniendo la atención en el fondo de las cosas, en el ser, en lo oculto. En este caso lo que cuenta es la persona y los valores.

Ambas posturas suelen darse en la vida social y también en la religión. Así tenemos quienes entienden la relación con lo divino como un conjunto de ritos externos, de normas, de formas, de imágenes... En consonancia con esto adquieren una gran importancia los lugares, los tiempos, los objetos, las personas relacionadas con lo divino. La postura opuesta valora sobre todo la actitud del corazón. De esa manera lo sobrenatural desborda sus propios límites y todo se convierte en vehículo de manifestación de la divinidad: cualquier lugar, cualquier momento, cada objeto y cada ser vivo pueden ser signos de su presencia. Los fariseos eran de los primeros. Jesús defiende lo segundo. Y advierte que de nada sirve lavarse las manos si está manchado el corazón. Importa lo que brota del interior: si es bueno hace bueno al hombre; si es malo, lo hace impuro.

En un mundo como el nuestro, los creyentes corren el riesgo de pensar como los fariseos y, creyendo seguir el mensaje de Jesús, encontrarse siguiendo las enseñanzas de sus adversarios. En Israel a Dios sólo se le podía encontrar en el templo, en Jerusalén. Jesús sitúa ese lugar en el corazón humano. Por eso Dios es ahora más cercano y asequible. Se ha hecho más humano para permitir al hombre estar más cerca de él, es decir, para que logre ser más divino. Así andan las cosas desde entonces, aunque a muchos les resulte tan difícil entenderlas.

FRANCISCO ECHEVARRÍA

{ ALBERTO ROA TUDANCA } at: 24 agosto, 2015 08:18 dijo...

LOS POBRES Y LA IGLESIA
ENTIENDO CLARAMENTE QUE JESUS ESTA CON LOS IMPERFECTOS, POBRES ECONOMICAMENTE, ENFERMOS, IMPUROS,DESPRECIADOS POR LA SOCIEDAD, EXCLUIDOS DE LOS BIENES DE PRODUCCION, DESFAVORECIDOS DE LAS OPORTUNIDADES DE LA VIDA, ETC...., Y NO TANTO EN LOS CUMPLIDORES DE LAS FORMAS " CUMPLIMIENTO " ( " CUMPLO " Y " MIENTO ) " ), PRIORIZANDO LO EXTERIOR Y NO LO SENCILLO Y PROFUNDO DEL CORAZON, AQUELLOS QUE BUSCAN LA DIVINIDAD NO EN LA MEJORA Y PERFECCION DE LO HUMANO, SINO EN LA OBSERVANCIA PURA Y DURA DE LA LETRA DE LA LEY, BUSCADORES DE FACHADAS, DE FAMA, DE PODERES Y CARGOS PARA SU PROPIO BENEFICIO Y NO ES SERVICIO A LOS DEMAS, SEPARADORES DE LOS PRESBITEROS ( CURIA ECLESIAL... ) DEL RESTO DE LA COMUNIDAD CRISTIANA, DEFORMADORES DE LA IMAGEN DE DIOS Y DE SU HIJO JESUS A CONVENIENCIA, CONSEGUIDORES DE MERITOS Y RECOMPENSAS CON SUPUESTAS BUENAS OBRAS DE PRESCRIPCIONES Y PROHIBICIONES Y AL FINAL SIENDO EL HOMBRE EL ULTIMO IMPORTANTE DE TODO ESTO ( CUANDO LA FINALIDAD DE LA LEY ES EL BIENESTAR DEL HOMBRE Y SU DESARROLLO PLENO ( ESPIRITUAL, MATERIAL, RELACIONAL, CONTEXTUALIZADO, ETC... ).
EN CONCLUSION QUEDEMONOS CON LO IMPORTANTE, LO ESENCIAL, LA RAIZ DEL CRISTIANISMO : ACOMPAÑAR Y ATENDER AL QUE SUFRE ( ASI LO HIZO DIOS DESDE DIOS CON SU PUEBLO ISRAEL DESDE EGIPTO Y ASI LO REMATO JESUS CON SU VIDA, SUS OBRAS, SUS ENSEÑANZAS Y SUS DISCIPULOS.
POR TODO ESTO CONSIDERO QUE UNO DE LOS PILARES FUNDAMENTALES DE NUESTRA IGLESIA ES TODA ESA LABOR DE CARITAS ( COMO UNO DE LOS TRES PILARES FUNDAMENTALES DE LA IGLESIA), SILENCIOSA, DIARIA, DE CONTACTO DIRECTO CON LOS IMPORTANTES PARA JESUS Y QUE EL RESTO DE LA IGLESIA, MUCHAS VECES OLVIDA Y EXCLUYE DE SUS QUEHACERES DIARIOS. ES EL NUCLEO CENTRAL Y " DURO " DE NUESTRA EXISTENCIA CRISTIANA.
ACERQUEMONOS , COMO CRISTIANOS, A ESAS REALIDAEES ( CARITAS ( PARROQUIALES, INTERPARROQUIALES, PROVINCIALES, ETC... ) PROYECTOS DE COMPARTIR SOLIDARIO, ONGS, CENTROS, RECURSOS Y SERVICIOS A LOS MAS DESFAVORECIDOS, ETC..., PORQUE SIN ELLOS NO SOMOS NADA COMO CRISTIANOS. LA LETRA CON SANGRE Y FACHADA NO ENTRA, CON REAIDADES Y AMOR, CALA Y SE EXTIENDE CONSIDERABLEMENTE ( COMO SUSURRO EN EL VIENTO )
QUE ASI SEA " AMEN ".
ALBERTO ROA TUDANCA

Maite at: 25 agosto, 2015 17:02 dijo...

Centrar la mirada y el corazón en Jesús y el Evangelio simplifica mucho las cosas para nosotros. Las normas, leyes y preceptos nos dan seguridad, garantías y certezas, pero muchas veces nos hacen perder de vista lo esencial, lo que les da sentido, y su finalidad.

Tenemos bien identificados a los letrados y fariseos como aquellos que, en tiempos de Jesús, se distinguían por su fidelidad a las tradiciones, por su observancia de los preceptos, y ofrecían a Dios un culto vacío. Cuidaban con escrúpulo detalles externos y descuidaban la intención del corazón.

Pero no prestar atención a lo que nos sale de dentro y nos hace impuros, despierta con facilidad al pequeño gran fariseo que llevamos ahí y que está bien vivo dentro de nosotros.

El apóstol Santiago nos da el mejor de los remedios para acabar con él: llevar a la práctica la Palabra y no limitarnos a escucharla engañándonos a nosotros mismos. Ser hijos de Dios pasa por algo tan concreto como visitar huérfanos y viudas, es decir, auxiliar y consolar a quienes lo necesitan de entre nosotros. Siempre se trata de entregar la vida, o vivirla para los demás.

El salmista tiene presente que los mandatos de Dios son sabios y dan vida, pero hay que ponerlos por obra haciendo el bien en el camino de cada día. Quien cuida del que está a su lado, lo protege y defiende, le ampara de pensamiento, palabra y obra, puede hospedarse en la tienda del Señor; será digno huésped suyo que gozará de su compañía e intimidad.

juan antonio at: 25 agosto, 2015 19:10 dijo...

En esta semana los maestros de la ley y fariseos plantean a Jesús el tema de los ritos de la tradición de sus mayores, ya que algunos de los discípulos comían sin haberse lavado las manos.
Y Jesús arremete contra ellos con el versículo 13 del capítulo 29 de Isaías, “me honran con los labios pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan es inútil porque la doctrinan que enseñan son preceptos humanos”.
De ahí que siga diciéndoles que lo que entra en el cuerpo aun tomándolo con las manos sucias, no mancha, sino que mancha lo que sale del corazón.
Nos está pidiendo una coherencia de vida entre lo que creemos, la Palabra de Dios y lo que hacemos, entre lo que decimos creer y nuestras obras.
Porque sin lugar a dudas hay muchas cosas de las que tenemos que desprendernos, muchas adherencias humanas que hemos institucionalizado como algo importante, muchos ritos que no conducen a nada porque sencillamente “son preceptos humanos”, que no nos llevan a Dios y a su Redención porque son cosas de hombres que hemos puesto por encima del Amor a Dios y del Amor a los hermanos.
Hacemos Iglesia de espalda a los Evangelios, en cuanto que no guardamos ese mínimo mandamiento del amor “amaos unos a otros como yo os he amado”: ¿Dónde está nuestra entrega total, donde está la disposición total de nuestras personas, tiempo y bienes en beneficio de los más necesitados?, pues como nos dice el apóstol Santiago, “la religión pura e intachable a los ojos de Dios Padre es esta: visitar a los huérfanos y viudas en sus tribulaciones y no mancharse las manos con este mundo”.
Qué lejos estamos de lo que nos dice el Apóstol que, traducido al día de hoy, es que entre las comunidades, en nuestro entorno, no debe haber necesitados y sin embargo tenemos muchas cosas que no son nada pero nos tranquiliza la conciencia pareciendo con ello que somos muy devotos.
Somos humanos y caemos y con humildad solicitamos el perdón de Dios, pero que no se nos olvide, a mí y a todos cual es la religión verdadera, que se confunde con el mandamiento del Señor, Amor, fuera de ello, seremos campana ruidosa, platillos que estridentes, nada.
María Madre de Dios y Madre nuestra ayúdanos a ser responsable y coherentes en nuestras vidas, que sepamos discernir que el centro de todo es Cristo y con Cristo, todos, como hijos de Dios.