31º Domingo Ordinario - B

jueves, 26 de octubre de 2006
5 Noviembre 2006

DEUTERONOMIO: Escucha, Israel: Amarás al Señor con todo corazón.
HEBREOS: Como permanece para siempre, tiene el sacerdocio que no pasa.
MARCOS: No estás lejos del reino de Dios.


Descargar Evangelio del 31º Domingo Ordinario - B:

2 comentarios:

{ Manolo Martín de Vargas } at: 26 octubre, 2006 01:02 dijo...

1. La antigua costumbre de colgar del pecho un crucifijo u otra imagen religiosa se ha sustituido por iconos no religiosos o paganos; queda la alianza como expresión del amor de los esposos. Ahora aparecen con gran profusión los tatuajes; en todas partes del cuerpo.

Pero...el verdadero tatuaje se graba en el corazón. "Llévame gravada en tu corazón" dice la esposa del Cantar de los Cantares.

2. La cuestión no es: ¿cómo puedo amar a Dios? o ¿cómo puedo encontrarme con Dios?, o ¿cómo puedo conocer a Dios?, sino ¿cómo puedo dejarme amar por Dios?, ¿cómo puedo dejar que Dios me encuentre? ¿Cómo puedo dejar que Dios me conozca?

Comenzar a pensar en El como Aquel que me busca mientras yo me escondo. Entonces nuestra vida tendrá menos angustia y más confianza.

¿Estás de acuerdo?

Anónimo at: 30 octubre, 2006 13:39 dijo...

Estoy de acuerdo con el comentario que hace Manolo: El problema es dejarse encontrar por el Dios que nos ama y nos sale al encuentro, porque así, nuestra experiencia de Dios, estará fundada en su "gratuidad", (el nos amó primero, dirá Juan Apostol) y no en nuestras respuestas que al ser deficientes, producen angustias y matan la confianza.

Recomiendo sobre este asunto de la gratuidad en nestra relación con Dios el Librito de Gustavo Gutierrez, "hablar de Dios desde el sufrimiento del Inocente" es un comentario sobre el Libro de JOb. Es toda una joya. Lo podeis encontrar en Welba.